ENDODONCIA

Existen varias situaciones y patologías que requieren de un tratamiento de conductos o endodoncia para poder seguir manteniendo una pieza dental y evitar su pérdida:

  • El motivo más frecuente se debe a CARIES DENTAL, que es la enfermedad infecciosa y contagiosa más común en el mundo, la cual cursa de forma silenciosa en la mayoría de los casos y en el momento en el que aparece dolor o molestias el tratamiento indicado no bastará con un simple empaste, de ahí la importancia de las revisiones frecuentes, puesto que cuando aparecen los síntomas querrá decir que el corazón o pulpa del diente está afectado, siendo necesario su extirpación y sellado del conducto que lo alberga para que remita la infección y por lo tanto el dolor.

  • Otro motivo que frecuentemente requiere del tratamiento de conductos es el TRAUMATISMO O FRACTURA DENTAL, el cual puede originar una irritación del nervio por el impacto o incluso una exposición de esta.

  • Existen además otras causas como pueden ser DESGASTES, como por ejemplo derivado de una inadecuada técnica de cepillado, o una patología muy frecuente llamada bruxismo, que consiste en el apretamiento y rechinamiento de los dientes. También pueden ser causados por continuos PROCEDIMIENTOS DENTALES, que provocan primero irritación seguido de inflamación y el nervio es incapaz de recuperarse hasta que finalmente se degenera provocando una necrosis o muerte pulpar.

Para comprender mejor el procedimiento del tratamiento de conductos es importante tener unos conocimientos básicos sobre anatomía dental:

El diente se compone de esmalte, que es la superficie que rodea a la corona y es tejido muy mineralizado.

En un plano más profundo se encuentra la dentina, que es un tejido con menos mineralización.

Y en la parte dental o en el núcleo de la corona y las raíces hallamos la pulpa dental , compuesta por vasos sanguíneos y fibras nerviosas.

Cuando la caries ha atravesado la capa más superficial (esmalte) y llega a la dentina aún es posible su tratamiento sin tener que recurrir a la endodoncia en la mayoría de los casos, pero cuando ha llegado hasta el corazón o pulpa estará del todo indicado realizar una endodoncia.

El PROCEDIMIENTO de la endodoncia en sí abarca 2 citas. En la 1ª cita realizamos la extirpación y drenaje de la pulpa dental, además de la limpieza y acondicionamiento de las paredes que albergaban el nervio. En la 2ª cita se procede al sellado del espacio que previamente hemos vaciado y preparado en la anterior cita. Una 3ª cita será necesaria para reconstruir el defecto que ha provocado la caries o la fractura si fuera el caso.

El porcentaje de éxitos de dicho tratamiento se considera sobre el 90 y 95 %, dependiendo este de múltiples factores, tales como la ejecución de una técnica adecuada, o el tipo de pieza a tratar, ya que los fracasos son más frecuentes en los molares que tienen tres conductos y una anatomía más compleja y a veces impredecible. Además el paciente debe entender que el pronóstico varía de acuerdo con las particularidades de cada caso y que sin una buena higiene ni una restauración correcta después de la endodoncia, aumentan las probabilidades de fracaso.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • ¿ Existe alguna alternativa al tratamiento de la endodoncia?
  • La única alternativa es la extracción del diente, lo que lleva al desplazamiento y apiñamiento de los dientes vecinos, con la consecuente pérdida de eficacia masticatoria y la estética, favoreciendo así que el pronóstico general de los dientes remanentes empeore. El paciente debe comprender que la extracción es el camino más fácil, pero a largo plazo puede demostrar ser el más costoso.

  • ¿Por qué en muchas ocasiones el diente cambia de color?
  • Muchas veces con el tiempo el diente endodonciado se vuelve más oscuro y pierde brillo al haber perdido la vitalidad pulpar y la hidratación. Existen también estos cambios de coloración después de un traumatismo, al producirse una hemorragia interna que tiñe el diente desde el interior. Dependiendo del caso se puede realizar un tratamiento de blanqueamiento no vital o interno, a través del cual obtenemos resultados muy óptimos con una técnica sencilla tras la endodoncia.

  • ¿El diente necesitará un perno y corona después de la endodoncia?
  • Ello dependerá de la estructura dental sana remanente después del tratamiento de conductos, del tipo de diente y de la magnitud de la fuerza de mordida a la que estará sometida la pieza. La perdida de estructura debilita significativamente el diente y lo hace más susceptible a la fractura; por ello puede ser necesario en muchos casos proteger y reforzar el diente con una corona de porcelana. Cuando la pérdida de estructura dental disminuye las áreas retentivas para la sujeción de la corona, será requerido la instalación de un perno en el conducto de la raíz a fin de retener el material de reconstrucción.

  •    
    + CENTRO
    ODONTOLÓGICO
    + SERVICIOS
    + COMO TRABAJAMOS
    + DONDE ESTAMOS
       
     
    + ESTÉTICA Y ODONTOLOGÍA CONSERVADORA
    + ENDODONCIA
    + DISFUNCION CRANEOMANDIBULAR (DCM)
    + PERIODONCIA
    + ORTODONCIA
    + IMPLANTOLOGIA
    + HIGIENE DENTAL
    + PADICAN
    + LOGOPEDIA
    + RADIOGRAFÍA DENTAL 3D
    Calle Juan Cullen, nº 8 y 11 - 38300 - La Orotava - Tenerife · Teléfonos: 922 33 64 62 / 922 32 16 00 Producido por: AXIONNET NETWORK,S.L.
    INICIO | MAPA WEB | consulta@dentalcasanova.com